martes, 19 de septiembre de 2017

El Sombrero Parrilla Urbana


















 Con El Amigo Hache, Enrique Rodríguez, Elena Quej y Juan José Pech.









La referencia a los cortes de carne tal vez nos lleve a pensar en restaurantes de elevado precio, ya sea por la calidad de sus ingredientes y servicio, lo lujoso de sus instalaciones o simplemente el elitismo de los empresarios que se inclinan por una clientela exclusiva. Muchos de estos lugares forman parte de una red de negocios entre los que surge la oportunidad de integrar a un restaurante, y no necesariamente por la vocación gastronómica. Es ahí donde en ocasiones la relación entre el costo de producción y el precio al público se dispara hacia un objetivo mercantil que rebasa los límites de la coherencia.
Si bien existen insumos y platillos que pese a la buena voluntad o prudencia de los restauranteros no pueden ofrecerse a precios bajos, como es el caso de los cortes de carne, los clientes podemos investigar previamente con amigos, en páginas web o redes sociales acerca de la relación entre calidad y precio de estos sitios antes de ser sorprendidos con una cuenta injusta. Todo esto viene en relación con mi reciente visita a El Sombrero Parrilla Urbana, que ya tiene cinco años en Mérida, pero que hasta ahora pude conocer. La finalidad de estas líneas es muy sencilla: dar mi testimonio y opinión de la calidad y el sabor de los platillos. Si para mí resulta caro o barato, es lo de menos. En el sentido económico lo importante es lo que les parezca a ustedes, y por ello incluyo entre las fotos el menú con los precios.
Primero lo primero: la comida. La carta no es muy extensa, de acuerdo con la tendencia internacional. Es completa y variada porque incluye platillos de tierra y mar cortes, pastas, ceviches, ensaladas, carpaccios, hamburguesas, postres, etcétera, algunos de ellos con elementos-estrella de la gastronomía peninsular, cada día más recurridos por chefs de México y el extranjero: queso de bola, venado de granja, pulpo yucateco, longaniza de Valladolid, castacán… Sin embargo, cabe aclarar que no se trata de un restaurante regional, sino de una parrilla urbana contemporánea que fusiona sabores de aquí y de allá.
La cerveza bien helada llega con un platito de frijoles refritos con longaniza y tostadas, de cortesía, que acompañó perfecto a un espléndido guacamole con castacán y chips de queso de bola, sin duda una gran entrada. Luego recibimos la chicharreada El Sombrero, elaborada con castacán y pulpo frito crocantes, con tortillas de maíz y junto a un plato de salsas diversas: macha, chimichurri, guacamole picante, crema de ajo, kut de habanero, Tlaquepaque y de molcajete con queso. Abundante y delicioso.
A continuación, uno de los reyes del almuerzo: Ceviche del patrón, hecho con pulpo frito, camarón, aguacate, mango y un toque mágico de hierbabuena. Trascendental. No se quedan atrás los tacos de Rib Eye en dados con hueso de tuétano, placer culposo y repetible. Nos ofrecen un plato de puros huesos de tuétano, pero mejor no, es demasiado porque ya están en la mesa los frijoles con veneno: refritos y molidos, coronados con un guiso de cerdo que reconocí como el famoso “asado” de Monterrey. Ma’ que cosa.
Acto seguido, el otro monarca de la tarde: filete de cabrería, corte mexicano de res que aquí se sirve asado con hueso y que es deshuesado y rebanado a la vista del comensal. Suave, rojo, con sal gruesa, maravilloso. Sé que un buen vino tinto lo hubiera maridado con excelencia, pero en este ambiente de fiesta preferí un tequila seco y frío con su sangrita escarchada.
De pura gula, el elote Sombrero, asado con queso y chile molido, y los delicados postres: flan de coco y helado de queso de bola. La experiencia culmina con una exhibición de coctelería junto a la mesa: gins de cítricos y de frutos rojos. Salud.
Aplausos para este nuevo menú diseñado y elaborado por el gerente y estratega Hernán Pech Gómez (El Amigo Hache) y el reconocido chef Juan José Pech, a quien tuve el gusto de conocer hace algún tiempo cuando tuvo a su cargo el menú de la entonces recién inaugurada Ceiba de La Xtabay. Felicidades a los propietarios de El Sombrero Parrilla Urbana por su compromiso con el buen servicio, la calidad y accesibilidad de sus platillos. La recomendación para asistir es sincera, una excelente opción para pasar un buen rato en familia o con los amigos, a partir del mediodía y hasta la noche.
El lugar es espacioso, climatizado, agradable. Desde que llegas te dan ganas de iniciar la fiesta y poner a prueba los sentidos. La decoración es sobria y elegante, con muebles de madera y reproducciones de Picasso, fotografías del Star System y amplios espejos en cuyos marcos se leen frases como “Una mujer y un vaso de vino curan todo mal, y el que no bebe y no besa está peor que muerto” (Goethe).

 El Sombrero Parrilla Urbana está ubicado en Prolongación Montejo 338-A entre 39 y 41, Benito Juárez Norte, Mérida. Entre los servicios que ofrece están: valet parking, dos salones privados, cargadores inalámbricos para celulares, acceso a sillas de ruedas, pantallas de video y terraza para fumadores. No dejen de echarle un vistazo al menú. Gracias por su atención.

lunes, 24 de julio de 2017

La noche de los mayas. Cena prehispánica



Cena prehispánica en el cenote Yaxbacaltún
Ts'ootobilchaay yéetel u je' beech',  xpéelonil táamali' yéetel u le' ma'ak'ulan (tamalitos de chaya con huevos de codorniz y de frijol nuevo con hoja santa).
U bak ‘el box kay yéetel jejeláas janabe’en ich che’ob  (filete de pescado al recado negro con ensalada fresca de hortalizas).
Óonsikli kéej (pipián de venado de granja).
Ch'ujkil ts'íim, ta'uch yéetel iswaaj (dulce de yuca y zapote negro sobre galleta fina de maíz).
Costo: _____ pesos p/p. Incluye transporte Mérida-Homún-Mérida y dos cervezas o refrescos.
Fechas: por definir, de 20 a 22 horas (salida 18:45 de Macroplaza).
Organizador: Will Rodríguez, escritor y cocinero.
Informes y reservaciones: Whatsapp 9992180709, Facebook, peninsulagastronomica.blogspot.mx
Cupo limitado a 14 personas.
Ven solo(a) o acompañado(a). Puntualidad.

Indicaciones:
-Ropa fresca y cómoda, zapatos de suela de goma o tenis.
-Repelente de insectos solamente después de bañarse en el cenote.
-Si desean consumir algo aparte de lo incluido, sólo en envases plásticos o de metal (no vidrio).
-La permanencia en el cenote es de dos horas.
-Se suplica puntualidad.
-Pueden apartar su lugar mediante depósito del 50% en OXXO o Scotiabank, a más tardar una semana antes del día de la cena. 
Scotiabank
Cuenta individual Scotianómina Clásica
William Hernán Rodríguez Manzanilla
Plaza 170 Mérida, Yuc.
Cuenta 17002457318
Núm. de tarjeta 5579209077567391

Consideraciones:
-Algunos ingredientes mencionados en el menú pueden variar de acuerdo con su disponibilidad o temporada. En tal caso, su sustitución será equivalente en calidad y precio.
-El costo operativo de este evento es elevado, por lo que se requiere un mínimo de comensales para poderse realizar. En caso de no llenarse el cupo requerido, será devuelta la cantidad total del anticipo, lo cual no sucederá en caso de cancelaciones por parte de los comensales, toda vez que los anticipos son utilizados para el pago del espacio, los insumos y los recursos humanos.
-Los cenotes son espacios sagrados. Nos comportaremos con respeto y en armonía con el entorno, la flora y la fauna.

The night of the mayas
Pre-Hispanic dinner at the cenote Yaxbacaltun
●Chaya and new bean tamales.
●Fish in black sauce with vegetable salad.
●Deer farm in pipian sauce.
●Sweet black sapote on biscuit of corn and cassava.
Cost: 1000 pesos per person. Includes transport Homun-Mérida-Mérida and two beers or soft drinks.
Dates: By defining, from 20 to 22 hours (exit 18:45 Macroplaza).
Organizer: Will Rodríguez, writer and chef.
Information and reservations: Whatsapp 9992180709, peninsulagastronomica.blogspot.mx
It fit limited to 14 people.
Come alone or accompanied. Punctuality.
Indications:
-Clothes fresh and comfortable, tennis or rubber soled shoes.
-Repellent only after bathing in the cenote.
-If you want to eat something other than included, only in plastic containers or metal (not glass).
-The permanence in the cenote is two hours.
-Be pleads for punctuality.
-You can set aside your place by deposit of 50% at OXXO or Scotiabank, at the latest one week before the day of the dinner.
Scotiabank/Scotianomina classic
William Hernán Rodríguez Manzanilla
Plaza 170 Mérida, Yuc.
Account  17002457318
No. card 5579209077567391

Considerations:
-Some ingredients mentioned in the menu may vary according to availability or season. In this case, his replacement will be equivalent in quality and price.
-The operating cost of this event is high, so it requires a minimum of diners to be able to perform. If not filled the required quota, will be refunded the total amount of the advance payment, which will not happen in the event of cancellation by guests, every time that advance payments are used for the payment of the space, supplies and human resources.
-The natural wells are sacred spaces. We will behave with respect and in harmony with the environment, flora and fauna.



sábado, 15 de julio de 2017

Degustación en Macondo







Anoche asistimos a la degustación de hamburguesas y embutidos del chef argentino Martín Marcial para el bar literario Macondo, convocados por nuestro amigo el escritor Adolfo Calderon Sabido, quien con el espíritu emprendedor que lo caracteriza tuvo a bien realizar un sondeo para definir su nuevo menú. La idea fue seleccionar una de tres hamburguesas: vegana de arroz con lentejas, res con manzana, y pollo con especias. De antemano el consejo que le dimos fue que no sea una, sino dos las definitivas: de cajón la vegana, pues dado el concepto cultural del establecimiento se antoja esa opción como algo atractivo; y la segunda entre la de res y la de pollo. La sorpresa fue que al tomar las órdenes la vegana fue por mucho la menos solicitada, ya que la res y el pollo se la llevaron de calles al grado de poner en duda la viabilidad de dejarla como definitiva. La mayoría de los comensales pedimos de res. Sin embargo la segunda gran sorpresa fue que al compartirnos pedazos de cada una y probarlas, la de pollo fue la más rica, seguida, a mi gusto, de la vegana y por último la de res, que dicho sea de paso no estaba nada mal, sino un tanto salada. La definición quedará en manos de Fito, entiendo que con base en la mayoría de los comentarios recibidos. El complemento de las hamburguesas estuvo integrado por papas y chayotes al vapor bañados con salsa alioli, lo cual nos pareció una excelente propuesta en lugar de las papas fritas. Aparte nos sirvieron chistorra y chorizos argentinos con queso y una propuesta de hot dog con una salchicha de excelente calidad. Con respecto a los aderezos, nos ofrecieron seis: el mencionado alioli, mayonesa de chipotle, pepinos en escabeche dulce, frijoles bayos refritos, chucrut y chimichurri. A mi parecer estos dos últimos los menos afortunados, por lo que recomiendo elegir entre los cuatro primeros. Compartimos mesa el escritor, enólogo y gastrónomo Roberto Azcorra Camara, la diseñadora Nayeli Morales Palma, la joven artista Karla Osorio Morales y un servidor. En otras mesas estaban personas también relacionadas con el arte, la comida y la bebida. Muchas gracias, Fito, y toda la suerte. Todo estuvo delicioso.

miércoles, 12 de julio de 2017

La Martina, parrilla moderna







La Martina se suma a la creciente y atractiva oferta gastronómica del corredor de Av. Yucatán, que abarca desde Los Pinos, La Florida y la Colonia Maya hasta el periférico norte/oriente de Mérida. En este caso tenemos un sitio dedicado a los cortes argentinos, enmarcado en una arquitectura rústica pero de buen gusto que da una sensación industrial posmoderna, con la cocina y parrilla detrás de un gran cristal que permite apreciar la actividad de los cocineros. Asistimos en grupo grande, de unos 40 maestros, compañeros del Centro de Educación Artística, precisamente para celebrar el Día del Maestro. Una semana antes se nos dio a escoger el menú de manera individual, básicamente entre pasta con atún, arrachera o churrasco. Yo pedí churrasco y lo disfruté mucho, tenía un sabor exquisito, acompañado en el mismo plato con cebolla entera asada y papas cambray condimentadas. Monocromático en su presentación, le faltó algo verde que le diera vida y lo hiciera más atractivo. El término en general para todos los cortes fue de tres cuartos, lo cual uno como cliente debe comprender (¿será?) cuando se asiste en tan numeroso grupo, pues quizás el servicio se atrasaría mucho si cada persona pidiera un término determinado. Pero bueno, aquí el detalle que vale la pena mencionar es que aun con la anticipada selección del menú y la nada despreciable cantidad de cocineros y meseros, la llegada de los platos fue muy lenta para el 10% de los comensales, lo cual resultó un tanto incómodo, pues debía uno empezar a comer para que no se enfriara la carne, pero el compañero de al lado no tenía nada... Faltaron asimismo unas buenas salsas o chimichurris; de este último nos dieron unos cuantos platitos como para la Barbie y para compartir, cuando por su tamaño debieron ser individuales. Pocas tortillas y cero pan. Previamente, de entrada, queso fundido con chistorra que nos "peleamos" alcanzar, y el postre fue un budín muy rico. Finalmente todos comimos delicioso y pasamos un rato agradable. Las porciones estuvieron bien servidas, por lo que no nos quedamos con hambre. Recomiendo este restaurante, aunque no sé cómo esté de precios, pues al ser invitado por la institución no fue necesario revisar el menú. Regresaría en petite comité para recibir seguramente una mejor atención y volver a disfrutar de sus sabores.

lunes, 12 de junio de 2017

Orgiástica degustación del chef Jorge Medina















Orgía:
1. f. Festín en que se come y bebe inmoderadamente y se cometen otros excesos.
2. f. Satisfacción viciosa de apetitos o pasiones desenfrenadas.
Una verdadera cena desbordada de texturas y sabores, la degustación de Jorge Medina para el restaurante Tilingo Lingo. En esta ocasión el chef ofreció numerosos platillos del mar con influencias regionales e internacionales, resultado de su experiencia y conocimiento. Ello con el objetivo de realizar un sondeo entre los comensales para definir algunos guisos que serán integrados al menú.
Entre los que más disfrutamos mi amiga Pilar Camara y yo estuvieron el salmón y el atún almendrados con salsa de anguila, los aros de calamar al poc-chuc, el pulpo al grill, el fettuccini negro con mariscos, los ostiones en su concha, el ceviche de camarón con piña y mango, los xcatiques rellenos de marlin, los camarones asados con cebolla caramelizada y los carpaccios de callo de hacha, que acompañamos con vino, cerveza y tequila. Nunca en mi humilde vida cené tantas y variadas delicias del mar.
Me es muy difícil seleccionar entre todo esto los tres favoritos, pues la verdad cada uno presentó un balance perfecto entre sus elementos. Díganme huiro o el de los gustos sencillos, pero en mi mente y corazón estarán siempre los aros de calamar al poc-chuc, marinados con achiote y servidos con su chiltomate y cebollitas moradas asadas. Qué ricura. Cualquier decisión que tomen el chef y la propietaria, nuestra amiga Marina Ramos Andrade, será correcta y aplaudida.
Nos la pasamos increíble y recomendamos ampliamente visitar este rincón de Veracruz en Mérida. Un gusto saludar a Hernan Pech Gomez (el famoso Amigo Hache). Hasta pronto y mil gracias por la invitación.