viernes, 1 de diciembre de 2017

Espléndida cena mexicana en la Escuela Internacional de Chefs








Una vez al mes, durante dos noches, la Escuela Internacional de Chefs abre sus puertas como restaurante con dos objetivos principales: ofrecer al público menús representativos de alguna región o país del mundo, y brindar a los estudiantes un entrenamiento profesional en torno a la preparación de los platillos y la atención a los comensales. Esto da como resultado una grata experiencia gastronómica tanto para los invitados como para los anfitriones, pues los primeros accedemos a una cena de tres tiempos de alta calidad a bajo costo, y los segundos aplican sus conocimientos en tiempo y forma reales.
Anoche asistí a la cena mexicana, tema elegido en esta ocasión, para lo cual se ambientó un amplio comedor con elementos tradicionales en torno al juego de la lotería y la música mexicana. Los cocineros fueron los alumnos del 3ro A, coordinados por la chef Abigail Calafell Ceballos, y el servicio fue ofrecido por los alumnos del 1ro C, a cargo de la chef Marianela Guillermo Basto. Felicitaciones a ambos grupos y sus coordinadoras, quienes se convirtieron en un solo equipo que dio lo mejor para lograr una cena excepcional.
Recibimos de bienvenida un esquite de cortesía, en su punto de sabor y consistencia, con el plus de contener un elote bebé cubierto de crema, queso y chile molido. Las opciones de entrada fueron paste hidalguense de carne, sopa de tortilla, mini-flautas vegetarianas y tacos gobernador, que fueron los que afortunadamente disfruté: tortilla azul, camarones empanizados, col morada rebanada, mayonesa de chipotle y pico de gallo. De plato fuerte: discada, mole de tamarindo con costillas de cerdo, mixiotes de pollo, tinga vegetariana y pescado a la veracruzana, este último delicioso y espléndido boquinete con su salsa rústica de tomate y aceitunas. Y de postre: arroz con leche, churros de chocolate y capirotada (servida en una pequeña olla de barro y elaborada a base de pan, almendras y pasas, con un inolvidable almíbar de piloncillo y canela).
El costo por persona es de 220 pesos e incluye una bebida (cerveza o refresco). Puedes reservar con tiempo para asegurar tu lugar (tel. 9994928791), o simplemente presentarte a la escuela (Circuito Colonias esq. 24, México Oriente, Danesa 33, Mérida). Estás a tiempo, hoy viernes 1 de diciembre. Super recomendable.